14 de junio de 2016

Libros viejos.

Todos los libros son perfectos a su manera. Todos nos hacen sentir cosas especiales. A veces, unos más que otros y otras veces, a otras personas más que a otras. Todos los libros merecen nuestro cariño, apoyo y cuidado, ya sean nuevos o usados.

Los libros de segunda mano son los que más cariño necesitan ¿por qué? Muchas personas los desprecian porque están rotos, porque estan amarillos, porque son viejos. Prefieren comprar un libro nuevo, de paquete, aunque sea el mismo libro. Pero, hey ¿te digo un secreto? Ese libro también cambiará y tendrá el aspecto de aquel libro que desechaste. 

Los libros viejos merecen mejores tratos, merecen que los  quieran nuevamente, merecen que alguien sienta por ellos lo que sintieron hace muchos años atrás. ¿Que porque está viejo no lo quieres? Como diría Scrooge "¡Pamplinas!". Estos no solo tienen una historia en su interior, muestran otra en su exterior: su paso a través del mundo.

Imagínense esta situación: estás viejo, con arrugas, canas y tu andar ya no es el mismo. Ahora todo te cuesta un poco más y quieres que alguien esté a tu lado, acompañándote, haciéndote sentir querido. Pero no hay nadie. Tus hijos y nietos ya no te visitan. No hay quien quiera estar contigo, porque eres un "viejo", porque te ves arrugado, sin saber que tienes historias maravillosas que contar, cosas que hiciste en tu juventud y al mundo podría encantar. Es lo mismo con un libro viejo y aquellos que venden de segunda mano. Solo porque ya está "algo usado" nadie quiere saber de ellos.

Esos libros baratos son los más valen, los que más cuestan, porque han dejado atrás sentimientos que no conocemos. 

Antes de negarte a comprar un libro de segunda mano porque los prefieres nuevos, piensa que el nuevo que compres llegará a ser igual de viejo como el que estás ignorando.

Todos los libros merecen una segunda oportunidad.

4 comentarios:

  1. Uff no entiendo a esa gente que no le gustan los libros usados, ¡a mí me atraen enormemente! Dígame cuando tienen alguna dedicatoria o papel olvidado, inventar historias alrededor de esas cosas "insignificantes" le da un bono adicional que pocos saben apreciar.

    Algo que me pasó ahorita fue que me empecé a leer uno de Agatha Christie, muy enganchante y de repente te encuentras con lo siguiente:

    Pasar a la página X ya que se repiten de tal a tal.

    Y yo... Obedientemente pasé a esa página, y sorpresa sorpresa:

    Faltan las páginas tal a tal.

    Esa nota me causó frustración pero más fue la risa que me dio. Decidí buscar el "pedazo" faltante en internet pero imagina ¿cómo debió ser para esa persona que, muyr probablemente, no tenía esta valiosa herramienta?

    En mi cabeza pude ver a un señor o señora de cuarenta y tantos anotando la primera observación con molestia pero paciencientemente para luego darse el chasco y redactar la segunda. ¡Triste!

    ¿Cómo no amar estos momentos que te ofrecen los libros viejos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. PD: Me acabo de dar cuenta de lo largo de mi comentario, disculpa la invasión.

      Eliminar
    2. JAJAJA no temas por lo largo, me gustan leer los comentarios. Son esos pequeños detalles que la gente no aprecia. Pienso que lo mejor de todo es que alguien se tomo la molestia de hacer dicha anotación, solo por si alguien tomaba ese mismo libro para leerlo.

      Eliminar
  2. Hola pasa por mi blog, te etiqueté en un Booktag que me gustaría que hicieras :) http://lectoranacronico.blogspot.com.co/2016/06/booktag-2.html

    ResponderEliminar